¿Cómo elegir una campana extractora?

¿Cómo elegir una campana extractora?

Si estás pensando en adquirir una campana extractora para tu cocina o en renovar la que ya tienes existen algunas pautas que deberías tener en cuenta. Si bien es cierto que se trata de un dispositivo eléctrico que actualmente no puede faltar en una cocina, no todas son iguales y por tanto deberás atender a algunas características que tienen que ver con su potencia, tamaño, acabados etc. porque no todas se adaptarán igual al mismo tipo de cocina y por tanto hay que tener en cuenta estos puntos antes de comprarla.

Diferentes tipos de campanas

Existen disponibles en el mercado distintos tipos de campanas. Las campanas extractoras de succión son aquellas que aspiran el humo, los olores y los gases y los transmiten al exterior mediante un tubo que está comunicado con el exterior de la vivienda. Son muy eficaces. Por otro lado existen también las de filtro de carbono, éstas, en lugar de enviar el aire al exterior lo pasan por un filtro que depura el aire y lo vuelve a enviar al ambiente. Son menos eficaces pero más económicas y fáciles de colocar. Además, también se puede diferenciar entre las encastradas que se ubican bajo algún armario y suelen ser las más habituales, las de isla que necesitan mucho espacio y son sobre todo indicadas para las cocinas más grandes o las telescópicas que son discretas y económicas.

Puntos a valorar

A partir de aquí, a la hora de conseguir una buena campana extractora vas a tener que prestar atención a algunos puntos importantes. En primer lugar deberías valorar el tamaño que quieres que tenga la campana que vas a adquirir, para lo que deberías tomar las medidas del lugar en el que quieras ubicarla y por supuesto decidirte entre campanas encastradas, de isla o telescópicas. Lo más normal es que tenga un ancho como mínimo que sea como el de la placa de cocción aunque es mejor si es más grande para poder absorber mejor. Además, debes tener en cuenta que su potencia y eficacia dependerá del tamaño de tu cocina.

El segundo punto a tener en cuenta son los motores de la campana. Debes fijarte en que ésta cuente con unos motores que estén blindados de hierro, porque si son de plástico la grasa se puede pegar y la tarea de limpieza se hace muy complicada. Además, también deberías revisar que se trate de una campana que cuente con diferentes velocidades y que tenga una válvula anti-retorno para que los humos y olores no vuelvan a la cocina cuando la campana se apague.

El tercer punto a valorar son los decibelios. Sí, aunque a primera vista pueda parecer una tontería, todos sabemos lo molesto que resulta el ruido de la campana mientras se está cocinando. En la actualidad los modelos de campanas extractoras nacen cada vez más silenciosos y algunos de ellos vienen con revestimientos que absorben y amortiguan el ruido. Normalmente el nivel de ruido suele aumentar en función de cuál sea la potencia de absorción pero intenta que no sobrepase los 60 decibelios a potencia máxima si no quieres que el ruido te moleste.

La potencia y el diseño

Y sin duda uno de los puntos más importantes a la hora de adquirir una buena campana extractora es la potencia o capacidad de extracción que ésta vaya a tener, pues para ello ha sido diseñada. Si quieres saber con exactitud la potencia que tendrá una campana en tu hogar tienes que medir tu cocina y también los tubos que deberás instalar para conseguir enviar fuera el humo. Es sencillo calcular cuál es la potencia de motor que vas a necesitar si multiplicas después los metros cuadrados con los que cuenta tu cocina por su altura. Este resultado lo multiplicas después por las doce revoluciones por hora y obtendrás los metros cúbicos que debería tener el motor que necesitas para conseguir una aspiración mínima. Siempre será recomendable, si es posible, instalar una campana con una potencia más grande que la mínima que obtengas, así además conseguirás evitar molestos ruidos puesto que la campana no trabajará al máximo.

En cuanto al diseño, aunque no se trata de lo más importante, si deberás elegirlo atendiendo al espacio con el que cuentes, al tipo de campana que mejor se va a adaptar a tu cocina y además de a la potencia, a tus gustos personales. Como puedes ver aquí, vas a poder elegir entre de pared, que suelen apuntar un toque decorativo bonito a las cocinas, de isla, para las cocinas más grandes que suelen tener los fuegos en el centro o las extraplanas, que normalmente van en las paredes, sujetas y suelen ser telescópicas o extraíbles para ahorrar espacio cuando no se utilicen pero poder extenderlas cuando se vayan a necesitar.